Leonardo da Vinci im Palazzo Reale, Mailand

 

Algunos cuadros parecen emitir luz por sí mismos. El efecto de estos juegos de luces y sombras pintados puede potenciarse aún más iluminando las obras de arte con tecnología LED, como ha demostrado, de forma impactante, una exposición sobre Leonardo da Vinci.

El Palazzo Reale de Milán fue en su época un palacio para la realeza, y hoy en día, entre otras cosas, alberga exposiciones de arte. Entre los eventos más destacados recientemente, se contó la muestra «Leonardo da Vinci / 1452-1519», donde se presentó una amplia selección de obras que normalmente se exhiben en colecciones del Louvre, del British Museum o del New York Metropolitan Museum. Entre las obras expuestas en Milán destacaba el cuadro «La Belle Ferronière», una dama ante fondo negro con un haz de luz sobre el rostro. De forma muy similar puede describirse el concepto de iluminación para la exposición en el Palazzo Reale. La sala se mantuvo a oscuras y se escenificaron las obras de arte mediante haces de luz. De este modo, las piezas expuestas de Leonardo da Vinci parecían irradiar su propia luz aún más de lo habitual.

 

La exposición se iluminó con proyectores Pollux de ERCO, regulables con 6 vatios, 630 lúmenes y 3000 grados Kelvin. Mediante los proyectores de contornos resulta posible adaptar con precisión los haces de luz de Pollux a los tamaños del marco de las obras de arte. Los reguladores de contornos ajustables en el proyector y el montaje en raíles electrificados permiten orientar los haces de luz de forma sencilla y con la máxima flexibilidad. Gracias al cuerpo compacto, la propia luminaria permanece visualmente en un segundo plano, cediendo el protagonismo al efecto luminoso. Desde el punto de vista de la conservación, y toda vez que el espectro de la luz generada por los LEDs no contiene componentes IR ni UV, esta propuesta está especialmente indicada para la iluminación de valiosas obras de arte históricas, como las de Leonardo da Vinci.

 

Tomado de: http://www.erco.com/